El BATMAN de Tom King (I): I am Gotham

Gothamitas todos, con este articulo inicial pretendo empezar una serie de reflexiones sobre la etapa que  Tom King esta desarrollando con el personaje de BATMAN en su colección homónima. Seguiré la estructura y orden de la publicación de los recopilatorios americanos, que es como estoy coleccionando esta serie.

Aunque ya he leído varios tomos posteriores, este artículo no los contempla y sólo refleja mis impresiones tras leer única y exclusivamente el primer arco post 52 de esta serie. A partir de ese soft reboot que parece ser Rebirth, lo comentaré sin filtro de spoilers, así que estáis avisados.

El primer tomo que recopila la era King de BATMAN es: I am Gotham.

439373._SX1280_QL80_TTD_

El tomo contiene 7 números:

  • Batman-Rebirth: Scott Snyder y Tom King a los guiones, Mikel Janín a los lápices y June Chung al color.
  • Batman 1-5: Tom King, David Finch y Jordie Bellaire al color.
  • Batman 6: Tom King, Ivan Reis y Marcelo Maiolo al color.

El número de presentación es una pequeña maravilla que presenta de manera sencilla y efectiva el actual statu quo del personaje post Snyder y ya percibimos como este Batman tiene poco o nada que ver con su anterior encarnación en actitud y formas, encontrándonos con un Batman AÚN MÁS preparado para cualquier eventualidad y capaz de realizar hazañas AÚN MÁS impensables.

El dibujo de Janín y el coloreado de Chung están a un nivel excepcional que te dejan con ganas de más, agradezco a Janín que obvie las espantosas costuras en el traje que diseñó Capullo y la barba de 3 días que se ha puesto de moda para Batman en los últimos años. Ambos elementos me horrorizan.

Desgraciadamente, nos deja tan buen sabor de boca visualmente, que comenzar con el siguiente número es un bajón importante, al encontrarnos con un Finch que nunca ha sido santo de mi devoción y aquí no mejora esa impresión.

Su Batman es un mazacote inexpresivo, una narrativa correcta sin más y un exceso de rayitas y detalles, que en mi opinión pretenden tapar sus carencias y no aportan nada al dibujo. Pero es cierto que su estilo oscuro y algo ominoso no desentona con el tono de la historia y tiene una gran sinergia con el colorista. También, pese a sus limitaciones, creo que es uno de sus mejores trabajos y que tanto el tono como el personaje le van mejor que a otros trabajos recientes como Wonder Woman o la Justice League. Destacar la labor de Bellaire que utiliza una paleta muy interesante, contrastando por color y saturación del mismo los personajes y la ciudad. Algo  muy adecuado para el personaje y sobre todo para una historia como la que King narra, consiguiendo crear un ambiente fantástico para Gotham.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Este primer arco nos muestra la llegada a Gotham de dos nuevos superhéroes, Gotham y Gotham girl. Desarrolla los eventos y controversias que su aparición y acciones posteriores generan. Estos personajes son dos hermanos trasuntos de Superman, con poderes similares y un origen que a la postre veremos que tiene mucho que ver con Batman, en su fondo y forma. Batman los acoge bajo su ala como protectores de la ciudad de Gotham en prácticas. La intervención de Hugo Strange y el Psicopirata convertirán a Gotham (el personaje) en una poderosa amenaza, la cual obligará a Batman a emplear todos sus recursos, incluso recurrir a sus compañeros de la Liga de la Justicia y desembocará en un violento y crudo final.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Si algo hay que reconocerle King es que empieza a lo grande e in media res sin mucho preámbulo y cada número es una montaña rusa imparable que empieza con los personajes ya envueltos en algún combate o situación impactante.

La sensación ya comentada de ese überbatman se verá  totalmente confirmada. En el primer número, Batman se encuentra frente a una posible catástrofe aérea y él, SOLO, es capaz de tomar medidas para solucionarlo con todo tipo de gadgets e ideas de cosecha propia, no te saca de la historia, pero nos hace abrir los ojos como platos por lo sorprendente de esta situación… hasta para un personaje como Batman.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Batman es ya el Mary Sue definitivo. Lo cual, bien tratado, no tiene por qué ser un problema, aunque puede complicar las futuras historias. A mí como entregado acólito del murciélago, tampoco me importa particularmente si no se convierte en una carga y el personaje no cae en la autoparodia. Por ahora, no es el caso.

El último número es un epílogo, para mi algo fallido, primero a nivel artístico y como luego comentaré, a nivel argumental. Visualmente este número rompe la continuidad grafica de la serie, el dibujo corre a cuenta de Ivan Reis, cuyo estilo es diametralmente opuesto al de Finch. Además, últimamente no veo a Reis muy fino. Le veo un poco desdibujado y estático en sus figuras, no sé, no me acaba de emocionar. Si a esto le sumamos que la paleta que emplea Maiolo es muy diferente a la de Bellaire, la sensación en conjunto hace que este número no parezca de la misma colección o siquiera del mismo arco.

Desde el punto de vista de guión, King construye una historia dinámica, que no concede respiro y que se ha entretenida de leer sin duda, Y que te deja con ganas de más con un potente cliffhanger al final del arco. Sin embargo, da la sensación que King quiere abarcar mucho en poco tiempo, en 6 números, realmente 5 porque el 6 es un epilogo al arco principal. King nos presenta demasiados conceptos:

Por los textos de apoyo, nos hace pensar (otra vez) que este es el comienzo de una etapa que de nuevo significará el fin de Batman.

Excesivas referencias al primer crossover de la batfamilia, Night of the monster men que creo entorpecen la narración del arco principal y no aportan nada.

Meter con calzador y supongo que por promoción al Suicide Squad y Amanda Waller, con un segundo arco que llamado I am Suicide lo deja claro, nuff said.

El enfrentamiento entre Gotham y la Justice League es demencial, King se cubre las espaldas con el origen de las habilidades metahumanas del personaje y que sus umbrales de poder son totalmente desconocidos, aun así ver que ha barrido el suelo con gente del calibre de Superman o Wonder Woman, además en elipsis prácticamente puesto que sólo vemos el desenlace de la pelea, me parece una boutade bien gorda e innecesaria.

El que debería ser un final y un epílogo emotivo, carece de fuerza o sentimiento, o mejor dicho, todo el que sería deseable, porque en cinco números no hemos podido establecer lazos o empatía suficiente con los hermanos “Gotham”. Es curioso porque en el primer arco de Detective Comics de Tynion tenemos una situación similar y el resultado es totalmente diferente, con una potencia y sentimiento realmente intensos por esta diferencia de nivel de emotividad y empatía establecido con un personaje concreto.

En resumen, arco entretenido y que merece la pena leerse. No vemos aquí al King de La Visión, Omega men o ni siquiera al de Grayson de new 52. [De las cuales podeis oír aqui nuestras opiniones en el programa que dedicamos a este guionista]. Pero también asumo que no tienes la misma libertad en unos proyectos que en otros, siendo Batman la franquicia capital de Warner. También quiero creer que King está cocinando a fuego lento y esto es un aperitivo que nos va mostrando destellos de su plan para el murciélago y nos hace abrir boca para lo que se avecina.

Como bola extra, a ver si me podéis ayudar. Tengo un enorme problema con la secuencia de apertura del segundo número, en el que vemos a los “Gotham Bros.” luchando contra Solomon Grundy en la los alrededores de la ¿Estatua de la Justicia de Gotham? Dado que es idéntica a la Estatua de la libertad que se encuentra en la isla Ellis, esta imagen es más confusa que otra cosa pues te sitúa a Batman en Nueva York de manera instintiva, hasta que tu mente lo procesa. Bueno, superado esta desorientación inicial, la pelea la resuelve finalmente Batman.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Tuve que releer varias veces esas páginas porque entre ese trasunto de la Estatua de la libertad y ese Batman levantando en vilo con un solo brazo a Solomon Grundy (440 kg según la wiki de DC) y con fuerza suficiente para inmovilizarlo y detenerlo no podía asumir que no fuera una ensoñación, momento onírico de algún personaje o que estuviera leyendo un Elseworlds de Batman. Me sacó totalmente del comic. No sé si atribuirlo al guión de King o a una nefasta interpretación de Finch de la situación. Si hubiera visto a Batman hacer una llave aprovechando el movimiento, la velocidad de Grundy contra el mismo atacante o recurrir a algún gadget para detenerle… hubiera tragado. Pero ver a Batman parar en seco y reducir a Grundy a base de pura fuerza bruta me dejó totalmente impactado, máxime cuando ningún personaje parece sorprendido por ese despliegue de poder de Batman, ni muestra otras atribuciones metahumanas en el cómic. Por eso quiero creer que es una muy mala aproximación del dibujante a lo que indicaba el guion.

wp-1484729499724.jpg

Twitter de Ansia Viva Página de FB de Ansia Viva Grupo de FB de Ansia Viva

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s